Con la llegada de las Navidades, muchos padres y familiares se plantean cuál es un buen regalo para el niño. Los juguetes son una parte importante en el desarrollo del niño, ya que a través de los juegos el niño aprende, perfecciona movimientos, desarrolla su mente y ordena y clasifica el mundo que lo rodea.

Por ello, a la hora de dar al niño un juguete, tenemos que tener en cuenta varias consideraciones al darle al niño un juguete con un enfoque Montessori. Para ello, voy a comentaros brevemente que cualidades tienen los materiales montessori, de forma que cuando elijáis un juguete al niño, veáis si cumplen estas mismas características en base a el método montessori.

Los materiales Montessori están hechos de elementos naturales, de esta forma, la primera idea que tenemos a la hora de elegir un juguete es que en la medida de lo posible esté hecho con elementos naturales, así que vamos a huir del plástico.

La segunda idea es que estos materiales se usan por el niño una y otra vez y están abiertos a su imaginación, pongamos como ejemplo la torre rosa, que es archifamosa en el mundo montessori. Esta torre el niño la monta una y otra vez, en vertical y horizontal, e incluso el niño puede hacer combinaciones entre esta torre rosa y otros materiales montessori, como por ejemplo, la escalera marrón. Bien, con esto, lo que estamos viendo es que el juguete que demos al niño tiene que tener un uso ilimitado y estar abierto a su imaginación. Un juguete que cumple está función son los legos, y como sabéis, es uno de los juguetes que año tras año tiene más éxito entre los niños, y es precisamente por esto, porque el uso es ilimitado y el niño crea en función de su imaginación sin tener límites.

Una tercera idea de los materiales Montessori es que ellos aíslan una cualidad, Por ejemplo, cuando usamos los las cajas de colores, en estas la única diferencia entre tabla y tabla es el color, siendo los demás elementos iguales. De esta forma, si queremos que el niño aprenda una cualidad en concreto, vamos a procurar un juguete en el que no se mezcle todo, es decir, en el que no me mezclen tamaños distintos con colores distintos etc. Esta parte es más difícil en juguetes tradicionales.

Los materiales Montessori tienen un control de error propio, es decir, es el propio material el que dice al niño cuando se ha equivocado. Un juguete tradicional que cumple esta función son los puzles, por ello este siempre es un buen regalo.

Por último, comentar que los niños están interesados por las cosas reales, de esta forma, en Montessori, sobre todo muy visible en la parte de vida práctica, los elementos son reales, es decir, el palo de barrer es real, la bayeta de limpiar es real,, por lo tanto, a la hora de elegir un juguete al niño vamos a procurar que sea lo más realista en la medida de lo posible. Esta parte del realismo es muy importante sobre todo en la etapa de los 0 a los 6 años, en donde en el niño trabaja lo que María Montessori denominó la mente absorbente. A partir de los 6 años es cuando en el niño entra la parte de la imaginación.

 

Es por ello que en esta etapa hemos de procurar dar juguetes y elementos reales al niño. Un ejemplo muy facil es la parte de los libros, vamos a procurar que los libros que le compremos al niño sean libros reales, de dibujos reales y de cosas cotidianas, puesto que en el periodo de los 0 a los 6 años, esto es lo que le va a interesar.

Otra parte que a los niños les interesa mucho es el juego simbólico, es decir, juguetes que imiten situaciones de la vida real de los adultos. Sobre la edad de los 3 años es cuando los niños suelen comenzar a utilizar estos juguetes, así que estos también son una muy buena opción.

Vamos a ver ahora una serie de juguetes que son una idea de las cosas que pueden ser interesantes para el niño en función de su edad. Muchos de estos juguetes el niño los va a seguir usando conforme sea más mayor, una ejemplo son los sonajeros de madera, que inicialmente el bebé los usará como sonido, luego los cilíndricos los desplazará, más adelante el niño los podrá usar con una mesa de luz etc.

DE O A 1 AÑO

DE 1 A 3 AÑOS

DE 3 A 6 AÑOS

Como se ve en las ideas de juguetes, estos juguetes no son en su mayoría materiales Montessori, sin embargo son juegos que dan al niño oportunidad de usarlos de forma ilimitada, desarrollar capacidades y su creatividad.

Estos juguetes están realizados de materiales naturales todos ellos, exceptuando los legos, que como sabéis, son de plástico. Y todos estos dan al niño la oportunidad de jugar con ellos una y otra vez.

A la hora de realizar esta lista me he basado en lo que he podido percibir de los intereses de los niños e igualmente de los intereses de mis propios hijos a la hora de tener juguetes en casa, de forma que he pensado cada una de estas ideas para que realmente sea un juego que utilidad.

Me gustaría finalizar este artículo comentando brevemente la cantidad de juguetes que más o menos tiene que tener un niño. La idea fundamental es que el niño no tenga demasiados juguetes expuestos a la vez puesto que se va a bloquear y no va a saber que elegir. Igualmente va a pasar de un juguete a otro sin llegar a centrarse en ninguno.

Por ello, es mucho más importante la calidad que la cantidad, unos pocos buenos juguetes es preferible a muchos malos. Igualmente es mejor pocos juguetes de materiales naturales y bellos, que muchos juguetes ruidosos de plástico.

Espero que esta pequeña lista y estas ideas os ayuden a la hora de elegir el mejor regalo para vuestros hijos.

Quizás también te interese:

Formada por la AMI (Association Montessori Internationale, fundada por la Dra Maria Montessori) como "Children's House Assistants". Actualmente formándome como Guía Montessori Casa de Niños. Soy educadora de familias de Disciplina Positiva certificada por la Positive Discipline Association. También soy madre de dos hijos a los que les transmito la filosofía montessori día a día fomentando su confianza, autonomía, autodisciplina y libertad. Creo que las capacidades de los niños en sus primeros años son un tesoro, y que nosotros tenemos la oportunidad de guiarles para que logren ser la mejor versión de sí mismos. Este es un mundo apasionante, descubrir y fomentar las capacidades de tu hijo no tiene precio, como no tiene precio su sonrisa.