En esta publicación te quiero dejar una actividad que pertenece al área Sensorial en Montessori o psico-sensorial en donde el niño va a trabajar la discriminación visual, la coordinación mano- ojo y la motricidad fina.

En esta actividad lo que el niño va a hacer es clasificar los diferentes objetos con sus iguales.

La edad para que el niño comience a realizar esta actividad está en torno al año y medio y en función de la edad del niño podemos aumentar la dificultad de la clasificación para un mayor perfeccionamiento de la discriminación visual.

Con niños pequeños podemos comenzar clasificando objetos naturales, tipo nueces etc.

Posteriormente en las primeras presentaciones vamos a darle al niño objetos que solo difieran en su color permaneciendo lo demás constante. En Montessori se aisla la dificultad, de forma que en este caso todos los objetos van a ser iguales y se van a diferenciar en el color.

Más adelante se añade una dificultad y aquí la parte a diferenciar es el tamaño, es decir, objetos del mismo color y forma pero de diferente tamaño.

Por último vamos a darle al niño objetos del mismo color y tamaño pero de diferente forma. Esta es la parte más complicada.

Voy a resumir aquí los propósitos que tiene esta actividad.

Este trabajo ayuda al niño al desarrollo de la discriminación visual así como la discriminación táctil, le está ayudando también al perfeccionamiento de motricidad fina y al trabajo de las dos manos a la vez. Es un ejercicio que igualmente invita a ser repetido por parte del niño.

Quizás también te interese:

Formada por la AMI (Association Montessori Internationale, fundada por la Dra Maria Montessori) como "Children's House Assistants". Actualmente formándome como Guía Montessori Casa de Niños. Soy educadora de familias de Disciplina Positiva certificada por la Positive Discipline Association. También soy madre de dos hijos a los que les transmito la filosofía montessori día a día fomentando su confianza, autonomía, autodisciplina y libertad. Creo que las capacidades de los niños en sus primeros años son un tesoro, y que nosotros tenemos la oportunidad de guiarles para que logren ser la mejor versión de sí mismos. Este es un mundo apasionante, descubrir y fomentar las capacidades de tu hijo no tiene precio, como no tiene precio su sonrisa.