IMG_6950

El entorno principal del bebé, sobre todo al principio, es su dormitorio. Es importante tomar nota de que el entorno del bebé antes de esto era el útero. El vientre de la madre era tranquilo, oscuro y sonidos estaban apaciguados.

Durante las primeras 8 semanas se tiene que tender a tener un entorno parecido para ayudar al niño a adaptarse al nuevo mundo. Acompaña  este entorno con música clásica suave y luz natural tenue.

Los bebés de esta edad están atraídos por los contrastes de colores fuertes. Como la vista no esta del todo desarrollada, lo mejor que ellos perciben es el contraste blanco y negro. Una buena opción son móviles de estos colores, blanco y negro. Igualmente a los bebés de esta edad les llaman a atención los rostros de las personas, podéis hacer un móvil con vuestros retratos.

En relación con los materiales, los peluches, libros de tela, pequeños sonajeros y pelotas suaves de punto permiten que el niño practique comprensión y el uso de las manos. Un sonajero de plata estimula muchos de sus sentidos, proporciona estimulación auditiva y sensorial (frio/calor) Los juguetes de madera dan al niño un tacto mucho más natural que los juguetes de plástico

El bebé absorbe todo su entorno (María Montessori lo llamó Mente Absorbente). Por ello es importante brindar al niño un entorno interesante y positivo. El va a absorber ese entorno lo quiera o no.

Brinda a tu bebé un entorno interesante y positivo, porque el lo absorbe todo. Clic para tuitear