El agarre en forma de pinza o pinza digital  consiste en coger objetos entre el dedo pulgar y el índice, a modo de pinza.

Sobre los 8-9 meses como regla general los niños comienzan a hacer este movimiento. Puede parecer poco importante pero es un avance fundamental en el desarrollo psicomotriz del niño así como en su aprendizaje, pues se abre ante el un mundo de posibilidades para explorar. El pequeño explorará objetos y formas más complicadas, introducirá el dedo en agujeros, cogerá cuerdas de arrastre de juguetes etc.

El Agarre en Pinza es un avance fundamental en el desarrollo psicomotriz del niño Clic para tuitear

Vamos a ver que ejercicios podemos realizar para estimular a nuestro hijo. En primer lugar comentar que el material que utilicemos marca la diferencia. Si el material es muy pequeño ( como pueden ser granos de arena) el niño no podrá realizar el ejercicio y abandonará. En el vídeo utilizo pompones, pero podéis comenzar con tapones de botella y también cuando el peque sea más grande con botones de diferentes colores.

Únete a la Escuela Montessori Para Padres y descubre todos los meses nuevas actividades de inspiración Montessori como esta, herramientas de disciplina positiva, cómo adaptar tu casa a tus hijos y cómo vivir el día a día en base a la filosofía Montessori, además de formar parte de una comunidad de padres comprometidos con la crianza respetuosa de sus hijos que comparten sus ideas e inquietudes en un foro privado y en los comentarios de cada contenido premium.

Quizás también te interese:

Formada por la AMI (Association Montessori Internationale, fundada por la Dra Maria Montessori) como "Children's House Assistants". Actualmente formándome como Guía Montessori Casa de Niños. Soy educadora de familias de Disciplina Positiva certificada por la Positive Discipline Association. También soy madre de dos hijos a los que les transmito la filosofía montessori día a día fomentando su confianza, autonomía, autodisciplina y libertad. Creo que las capacidades de los niños en sus primeros años son un tesoro, y que nosotros tenemos la oportunidad de guiarles para que logren ser la mejor versión de sí mismos. Este es un mundo apasionante, descubrir y fomentar las capacidades de tu hijo no tiene precio, como no tiene precio su sonrisa.