En este artículo vas a ver como crear en tu propia casa una Habitación Montessori para tu hijo paso por paso. Vamos a ver desde cómo tiene que ser su cama, su zona de juego, la zona de su ropa y calzado, la zona de artes etc.

Igualmente vas a ver cómo preparar la zona para un bebé.

 

Como recurso, te recomiendo mi Curso Online Montessori 360, en el que descubrirás cómo actuar con tus hijos bajo una filosofía Montessori en las situaciones a las que te enfrentas en el día a día con EJEMPLOS DE CADA SITUACIÓN.

Gracias este curso realmente práctico entenderás todo lo que implica El Metodo Montessori y te permitirá crear tu mismo tus propias actividades Montessori con tus hijos o en el aula con tus alumnos.

 

Si prefieres leer el artículo

 

HABITACIÓN MONTESSORI

 

En este artículo vamos a ver qué cosas tenemos en una habitación Montessori.

En función del espacio que tengáis, podéis tener el dormitorio del niño por un lado, adaptado igualmente, y por el otro la habitación de juegos. Esta distribución la suelen hacer las familias que viven en una casa, ya que tienen más espacio.

Para las familias que viven en un piso y que tienen un menor espacio, lo normal es que el dormitorio del niño sea también su zona de juegos.

En este artículo vamos a ver qué es lo que vamos a incluir en una habitación Montessori y este detalle funciona tanto para los espacios más grandes como para espacios más reducidos. En espacios más reducidos una misma zona se puede usar para varias cosas, a modo de espacio polivalente.

Vamos a comenzar por la cama del niño.

 

CAMAS MONTESSORI

La idea de una Cama Montessori es permitir al niño que el mismo se pueda acostar y levantar solito.

Esto brinda gran autonomía al niño, ya que el mismo puede echarse un ratito cuando se encuentre cansado y levantarse el solo por las mañanas y tras la siesta.

En la imagen veis una cama sencilla, poco alta para que el niño pueda subir y bajar el solo.

Este modelo de cama para niños de Ikea se puede cambiar a una cama a ras de suelo simplemente serrando las patas.

Como he comentado, cuando el niño es más pequeño, lo mejor es que la cama esté a la altura del suelo o mucho más bajita, para que el pequeño pueda igualmente acostarse solo.

Hay muchas formas de tener una cama en el suelo estilo Montessori, desde esta que veis en la imagen, que es de lo más sencillo, a camitas con estructuras de tiendas zippy o casitas que son una verdadera preciosidad.

Lo importante aquí es dar libertad al niño y ayudarlo en su autonomía.

Igualmente a la hora de arroparse es bueno tener una manta sencilla de forma que ellos mismos puedan hacer la cama por la mañana. Si la cama tiene cosas muy enrevesadas van a necesitar la ayuda del adulto.

 

 

Para bebés, yo me inclino por una cuna de colecho. En general, la mayoría de las cunas permiten, como la que veis en la imagen, quitarles un lateral y convertirlas en cunas de colecho. Con unas bridas se fija a la cama y se añade una cuña entre los dos colchones para que no haya riesgo.

En el caso que la altura de la cama y de la cuna no coincidan exactamente, que sea la cuna la que esté un poquito más abajo (se les puede quitar las ruedas).

Es realmente práctico y cómodo para la lactancia, se puede ver cómo está el bebe todo el tiempo y no se tiene el miedo que el bebe se caiga de la cama, le aplastemos o tapemos con una colcha.

 

ESPEJO MONTESSORI

Cuando los niños son muy pequeños, el espejo ayuda al niño a auto-reconocerse y es una herramienta muy sencilla que les llama mucho la atención.

Un espejo con barra es ideal para los bebés a partir de unos 7-8 meses, ya que la barra les da la oportunidad de levantarse solos y comenzar a caminar.

 

 

Te recomiendo un vídeo y su respectivo artículo sobre cómo instalar el espejo montessori y la barra en casa de forma segura e igualmente podéis ver cómo mi bebé usa la barra para comenzar a dar sus primeros pasos.

Cuando son más mayores el espejo les ayuda a ver si están bien vestidos, peinados etc.

Para dar dignidad al niño, el niño tiene que salir bien arreglado y que el mismo lo sienta. Por ello, invitar al niño a mirarse en el espejo antes de salir de casa es muy buena costumbre.

 

 

 

 

 

ZONA PARA EL BEBE

Los bebés necesitan espacio para moverse, aprender a darse la vuelta, arrastrarse y después gatear.

El nuestra tarea brindar al niño de un espacio seguro donde pueda moverse libremente y con los estímulos adecuados.

Para bebés, un móvil atractivo y materiales naturales son excelentes para que vaya descubriendo el mundo.

En la medida de lo posible, hay que permitir al niño tener un espacio amplio de movimiento.

 

ROPA Y CALZADO

Una cuestión muy importante que da al niño independencia y autonomía es poder vestirse solo y poder elegir su ropa.

Para que el niño pueda vestirse solo, tiene que ser capaz de coger el mismo su ropa y calzado. Igualmente para guardar su ropa de calle, como vemos aquí, sus zapatos, tiene que tener un espacio accesible para el.

 

En relación a la elección de ropa, para un niño de 2 años lo más acertado es darle a elegir entre los modelos de camiseta. De esta forma el niño está eligiendo pero se mantiene dentro de los parámetros que consideramos importantes, como por ejemplo que la ropa se adapte al tiempo que hace en el exterior.

Para que el niño sea más independiente, podemos añadir, en la entrada o en el cuarto del niño, unos colgadores a su altura para que el propio niño pueda tomar y dejar su abrigo o su chaqueta al salir y entrar a casa.

Si el niño es pequeño, se le puede coser una cinta a las chaquetas para permitir que el niño pueda el solo colgar la ropa de forma sencilla, ya que muchas veces las chaquetas tienen ganchos difíciles para los niños porque son muy cortos.

 

ZONA DE LECTURA

A los niños pequeños les encantan los libros y que se les lea un cuento. Una zona donde los pequeños tengan sus libros es ideal para que comiencen a descubrir el placer de la lectura.

Para conseguir una zona de lectura, no se necesita mucho espacio realmente, solamente se necesitan poner estas pequeñas estanterías a la altura del niño que le permiten ver las carátulas de los libros y así elegir uno.

Es importante que el niño llegue a coger y después devolver los libros.

No hace falta una gran cantidad de libros, como veis en la imagen, con unos pocos expuestos es suficiente.

Se pueden ir rotando los libros que hay en las estanterías cada 15 días más o menos.

 

En una casa con un espacio reducido se pueden usar áreas para diferentes cosas. En las imágenes podéis ver la zona del bebé siendo usada como rincón de lectura. Al tener un suelo blando y una colchoneta es confortable para el niño.

 

 

Igualmente el niño puede sentarse en su camita y mirar sus libros (de ahí también la importancia de una cama a su altura y atractiva)

 

 

 

 

 

ZONA DE ARTES

La parte artística es muy importante en el desarrollo del niño, por ello, en la habitación Montessori donde el niño tenga su espacio de juego, es bueno incorporar un espacio de arte.

Si el espacio es limitado, lo que se puede hacer es ir rotando los materiales de arte para que el niño vaya variando, y dejar fija la pizarra.

En esta pizarra, normalmente las que venden tienen una cara para usar con tiza y otra cara para usar con rotuladores, con lo que podemos irla rotando de forma igualmente para que el niño pueda usarla de ambas formas y enriquecer la experiencia de arte.

 

 

JUEGOS Y ACTIVIDADES

El niño tiene que tener un espacio donde tenga sus juegos y actividades. Para ello, lo mejor es tener unas estanterías a su altura donde el pueda tomar y guardar sus juguetes de forma sencilla e independiente.

En relación con los juguetes, si estos son del mismo tipo, tales como legos, cochecitos varios, se pueden agrupar en una cajita, preferiblemente de materiales naturales. Como veis en la estantería, hay juguetes agrupados en cajitas de madera, en este caso, materiales musicales, y otros guardados en una cajita de plástico transparente para que el niño pueda ver que hay en su interior y volver a guardarlo en el mismo sitio.  No hay que sobrecargar de cosas la estantaría, como veis en la imagen, hay dos juegos o actividades por balda. El resto de cosas se pueden guardar e irlas rotando.

Esto es de forma abierta las cosas que podemos encontrar en una habitación Montessori. Como veis, la clave es que la misma esté adaptada al niño y que el pueda acceder libremente a las cosas, sea a su cama, sus juguetes, libros o ropa.

Con esta idea, que es sencilla, podemos construir una habitación montessori en casa y decorarla de forma clara y sin sobrecargar el ambiente. La idea es que quede bonita, para que sea atractiva al niño y quiera pasar tiempo en ella, sea práctica y sencilla y no llena de cosas.


Aquí puedes ver el artículo con un vídeo llamado “Cómo decorar la habitación de tu hijo al estilo Montessori” donde presenté mi habitación hace unos meses, como podéis ver en el vídeo el contenido de las estanterías es diferente puesto que el niño va creciendo y vamos adaptando las cosas a sus intereses, e igualmente en el vídeo podéis ver la cama a ras de suelo, y ahora que ya es más mayor tenemos una camita bajita.

 

Quizás también te interese:

Elena Merina

Formada por la AMI (Association Montessori Internationale, fundada por la Dra Maria Montessori) como "Children's House Assistants". También soy madre de dos hijos a los que les transmito la filosofía montessori día a día fomentando su confianza, autonomía, autodisciplina y libertad. Creo que las capacidades de los niños en sus primeros años son un tesoro, y que nosotros tenemos la oportunidad de guiarles para que logren ser la mejor versión de sí mismos. Este es un mundo apasionante, descubrir y fomentar las capacidades de tu hijo no tiene precio, como no tiene precio su sonrisa.