En este artículo os comparto el cierre de un programa de televisión que se emite en España que gira en torno al experimento de Sugata Mitra con la mente del niño. Nos demuestra este experimento que la mente del niño es tremendamente flexible y que los niños por naturaleza quieren aprender y ayudar a los demás a aprender.

El programa del que os dejo este extracto es Cuarto Milenio. Aparte de que este programa hable de temas paranormales, en muchas ocasiones se para a reflexionar sobre cuestiones que en los programas normales se pasan por alto, como es en este caso, sobre la mente del niño.

Aqui os copio la descripción del vídeo:

“Iker Jiménez ha contado la historia de Sugata Mitra, un neurocientífico experto en programación. Este hombre trabajaba en una serie de programas pero su sed lujosa de edificios colindaba con una barriada de niños pobres y desatendidos. Decidió poner un ordenador con una webcam al otro lado del muro y los resultados fueron sorprendentes “

En el vídeo Iker Jiménez, el presentador, cita un postcast de un programa suyo de radio. Aquí os lo dejo para todos aquellos que tengan curiosidad.

Espero que disfrutéis de este contenido. A mi, personalmente, me gusta mucho Iker Jiménez, así que no he podido resistir la tentación de compartirlo con vosotros.

Si quieres profundizar más en cómo aplicar el método Montessori con tu hijo te recomiendo darle un vistazo a mi curso online “Montessori 360” haciendo CLIC AQUÍ y ver lo que descubrirás en cada uno de los módulos del curso.

Quizás también te interese:

Elena Merina

Formada por la AMI (Association Montessori Internationale, fundada por la Dra Maria Montessori) como "Children's House Assistants". También soy madre de dos hijos a los que les transmito la filosofía montessori día a día fomentando su confianza, autonomía, autodisciplina y libertad. Creo que las capacidades de los niños en sus primeros años son un tesoro, y que nosotros tenemos la oportunidad de guiarles para que logren ser la mejor versión de sí mismos. Este es un mundo apasionante, descubrir y fomentar las capacidades de tu hijo no tiene precio, como no tiene precio su sonrisa.