El Método Montessori es una educación para la vida. Una educación basada en el método Montessori puede solventar la mayoría de los problemas educativos.

Una educación Montessori es una experiencia de tranformación de vida, no solo para los niños, sino para todos nosotros.

Como recurso, te recomiendo mi Curso Montessori 360, en el que descubrirás cómo actuar con tus hijos aplicando una educación montessori en las situaciones a las que te enfrentas en el día a día con EJEMPLOS DE CADA SITUACIÓN.

Leer el artículo

Acorde a la Wikipedia, una educación Montessori pone el énfasis en la independencia del niño, en su libertad y en el respeto de su desarrollo psicológico natural. El niño desarrolla todo esto cuando le brindamos un ambiente adecuado y atendemos sus necesidades de desarrollo natural gracias a la observación del mismo.

Vamos a desarrollar estos puntos.

OBSERVACIÓN DEL NIÑO


María Montessori comenzó a desarrollar su método gracias a la observación del niño, y fue a través de esta observación donde detalló como era el desarrollo natural del niño. La observación es la herramienta que tenemos nosotros como adultos para ver las necesidades del niño y de esta forma poder atenderlas.

Un pilar fundamental en el método montessori es, por tanto, la observación. Esta observación tiene que ser objetiva y científica, sin que en ella entren juicios de valor e interpretaciones por parte del aldulto.

En relación con la observación, María Montessori nos decía:

“La observación es uno de las muchas cosas de las que hablamos frecuentemente y de las que nos formamos una idea falsa o inexacta o .. tal vez la poca observación que se hace es por la falta de preparación para observar.” Otra vez, hablando de las cualidades del maestro dice “La cualidad que es fundamental, es la capacidad de observar, poseer los sentidos y conocimiento no es suficiente para capacitar a una persona para la observación, el adulto tiene que desarrollar el deseo y habilidad de observar.”

Extraido de texto sobre la observacón de Mrs Hilla Patell

En la observación del niño hemos de ver lo siguiente

  • Cómo el niño selecciona y persiste en completar una actividad.
  • Si se da por vencido fácilmente.
  • Si espera a que le ayuden.
  • Qué hace cuando termina una actividad con éxito.
  • Qué ocurre cuando no la puede terminar.
  • Si repite esa actividad.
  • Porqué repite esa actividad.
  • Qué dificultad está teniendo para realizar esa actividad.
  • Cuál es su nivel de persistencia y concentración.
  • Si continúa con esa actividad después de que se distraiga o le interrumpan.
  • Cuál es el nivel de consistencia del niño en aspirar a realizar una actividad después de otra.
  • Cuál es su reacción hacia una actividad, como expresar alegría, serenidad..
  • Cuándo trabaja con alto nivel de energía y cuando con bajo.
  • Si tiene algún patrón de actividad.
  • Si es ordenado o desordenado.

 Información basada en los escrito de Lakshmi A. Kripalani

Gracias a la observación del niño comprendemos sus necesidades, aprendemos a respetarlo y le podemos preparar el ambiente adecuado a su edad, en donde el niño pueda actuar con independencia y tener libertad con una sensación de seguridad y confianza en sí mismo.

 

DESARROLLO NATURAL DEL NIÑO

 

La educación Montessori es que la misma sigue el desarrollo natural del niño.

Cuando el niño ejecuta ejercicios que corresponden a las necesidades de su sensibilidad actual, esta avanzando y alcanza un grado de perfección que es inimitable en otros momentos de la vida, e inlcuso, sin fatigarse incrementa su propia fuerza, demuestra la alegría que llega al satisfaccer una necesidad real de la vida.”

La revolución Montessori en la educación, E.M.Standing

El Metodo Montessori se adapta a las diferentes etapas por las que atraviesa el niño, y más en concreto, es muy sensible en la edad de los 0 a los 6 años, en donde en el niño trabaja lo que María Montessori denominó la mente absorbente, esto es, la capacidad del niño de absorber todo que está en el ambiente que lo rodea, cultura, idioma, etc, Es en este periodo donde se dan los conocidos como periodos sensibles, periodos en lo que el niño está más propenso a aprender una determinada cuestión, a aprenderla de forma  más profunda y sin trabajo aparente. Pongamos como el ejemplo clásico el aprendizaje del idioma materno.

Voy a describir a continuación los cuatro periodos sensibles que destaca el método montessori. Vamos a presentarlos en el orden secuencial en el que normalmente se observan.

Periodo sensible del lenguaje (de los 0 a los 6 años). En este periodo el niño siente una fuerte atracción por los sonidos vocales o el movimiento de la boca.

Periodo Sensible del Orden ( de 0 a 3 años aprox). El niño organiza el esquema mental del mundo.

Periodo sensible del refimamiento de los sentidos ( de 0 a 4 años aprox). El niño obtiene la información del ambiente a través de sus sentidos.

Periodo sensible del Movimiento ( de 18 meses a 4 años aprox) El niño continúa su desarrollo motriz enfocándose en la motricidad fina.

 

 

INDEPENDENCIA

 

Para comenzar vamos a determinar qué es lo que se entiende por independencia del niño. Independencia del niño significa la capacidad del niño de hacer las cosas por sí mismo.  El niño necesita libertad para actuar, para elegir su propio trabajo, trabajar a su ritmo y repetirlo tantas veces considere.

Desde el nacimiento, el niño busca su independencia.  Comienza a ser independiente al no necesitar el cuerpo de su madre para sobrevivir, más adelante comienza a poder alimentarse con comida diferente a la leche materna, comienza después a comunicarse, andar.. Siempre buscando la independencia, puesto que la independencia  es el camino para ser libre.

Para ayudar al niño en su conquista de la independencia, hay que educar al niño mostrándolo como hacer las tareas dividiéndolas en pasos sencillos, dando a este niño un punto de interés para que mantenga su atención y procurando que el niño pueda ver de forma notoria y por sí mismo cuando hay un error. El niño repetirá esa actividad hasta lograr la perfección.

María Montessori, en El niño en la familia, nos dice  “Es necesario satisfacer lo más pronto posible el deseo de actividad del niño, no servirlo, sino educarlo para que logre su independencia. “ 

Igualmente nos dice “Toda ayuda innecesaria que le demos al niño será un obstáculo para su desarrollo“

Por tanto, la idea básica de qué es una educación Montessori, comienza por ayudar al niño a ser independiente.

 

LIBERTAD

 

Otra característica de la educación Montessori es la libertad, libertad entendida como dar la oportunidad al niño de realizar una actividad elegida por el tanto tiempo como considere. Libertad no es libertinaje, entendemos la libertad del niño dentro de unos límites fijos y firmes.

En las críticas que se suele dar al Método Montessori, la libertad mal entendida suele ser la primera de las víctimas. Las críticas dicen que los niños que asisten a un centro Montessori hacen lo que quieren.

Estas opiniones están basadas en un produndo desconocimiento del método, y se basan en la creencia de que un niño no puede tener libertad puesto que hace desastres. Esta idea demuestra la falta de fe en el niño, al contrario de lo que muchas veces decía María Montessori, “Hay que tener fe en el niño”

Una de las  lecciones de la educación Montessori dentro de la vida práctica son las lecciones de gracia y cortesía. Esto es, enseñar a los niños, entre otras cosas, cómo se mueven las mesas y las sillas, como se camina en el ambiente., como transportar el material, como observar el trabajo del otro, como estornudar… estas enseñanzas están dando al niño las herramientas para actuar dentro del ambiente con libertad, le enseñan al niño como comportarse de forma que el pueda ser libre dentro del mismo.

El conocimiento os hará libres. Sócrates. 

 

 

Para que el niño se desarrolle, el Método Montessori da al niño el ambiente óptimo. De esta forma. en una comunión con el espíritu del niño, el adulto debería preparar al niño un ambiente apto para él. La educación debería comenzar por la construcción de un ambiente que cuide del niño.

El ambiente preparado, es, por tanto, un pilar fundamental en la educación Montessori, es el entorno adaptado al niño que permite al niño desarrollarse por sí mismo.

El niño debe ser visto como una personalidad diferente del adulto, * “como una personalidad importante en sí misma – y que tiene necesidades diferentes a las del adulto y necesita satisfacerlas para alcanzar la altísima finalidad de la vida” (…) El niño es todavía una figura desconocida * “Sobre ella existe una página en blanco en la historia de la humanidad. Es esta página en blanco la que queremos comenzar a llenar”.

*María Montessori, El niño en la familia.

 

NIÑO NORMALIZADO

 

“La normalización es el resultado más importante de nuestro trabajo. “ María Montessori, (La Mente Absorbente)

María Montessori utilizó esta denominación para  distinguir uno de los procesos que ella vio en su trabajo con los niños de San Lorenzo en Roma, este proceso lo llevaban a cabo todos los niños cuando su desarrollo era normal.

Los niños desarrollan esta normalización a través de su ciclo de trabajo. En el ciclo de trabajo, en primer lugar, el niño prepara una actividad, para ello el niño reúne todo el material para preparar la actividad. Este paso es muy importante puesto que involucra movimiento más el pensamiento de qué necesita para realizar dicha actividad. El niño, al realizar esa actividad, está profundamente concentrado en la mismo. Cuando el niño ha terminado esa actividad, descansa, y se siente satisfecho y pleno. Tras esto, recoge la actividad.

La idea sobre la que descansa la normalización es que cuando el niño está rodeado de los medios adecuados para su desarrollo, se desarrolla normalmente.

Los niños normalizado reflejan un gran amor al trabajo. Es el niño el que elige, como hemos visto, con libertad el trabajo a realizar. La segunda característica del proceso de normalización es la concentración en la actividad que realizan. En tercer lugar los niños manifiestan una gran autodisciplina al ser perseverantes en la actividad que realizan. La última característica que manifiestan es la sociabilidad entendida como paciencia, respeto a los demás, ayuda y compasión.

 

CONCLUSIÓN

 

En este artículo hemos desarrollado lo que son los pilares de la educación Montessori, y en este final, me gustaría agregar una parte fundamental del enfoque de María Montessori, esto es, una Educación para la Paz.

“Si la educación se sigue considerando como una simple transmisión del saber, poco se puede esperar de ella en cuanto al futuro del hombre ¿pues de qué sirve transmitir el saber si se descuida el desarrollo total del individuo?… El niño está dotado de potencialidades ocultas, que pueden encaminarnos hacia un futuro radiante. Si verdaderamente deseamos un nuevo mundo, entonces la educación debe tomar como su objetivo el desarrollo de las potencialidades humanas”.

María Montessori 1948

Si quieres realmente aplicar una educación montessori con tus hijos en el día a día, te recomiendo darle un vistazo a lo que descubrirás en cada uno de los módulos de mi Curso Montessori 360.

Quizás también te interese:

Elena Merina

Formada por la AMI (Association Montessori Internationale, fundada por la Dra Maria Montessori) como "Children's House Assistants". También soy madre de dos hijos a los que les transmito la filosofía montessori día a día fomentando su confianza, autonomía, autodisciplina y libertad. Creo que las capacidades de los niños en sus primeros años son un tesoro, y que nosotros tenemos la oportunidad de guiarles para que logren ser la mejor versión de sí mismos. Este es un mundo apasionante, descubrir y fomentar las capacidades de tu hijo no tiene precio, como no tiene precio su sonrisa.