Un grupo de científicos está estudiando grupos de bebés desde el nacimiento hasta los 12 meses de edad. Se trata de determinar cómo y cuando se adquiere el lenguaje.

En una de las pruebas, los investigadores observaron a grupos de niños de 5 a 9 nueve meses en diferentes escenarios:

Los primeros escucharon hablantes nativos de mandarín mientras jugaban, los segundos vieron vídeos en los que se hablaba mandarín, y los terceros escucharon mandarín en una grabación de audio.

Los resultados: “Sólo el grupo de niños expuesto al chino a través de hablantes nativos aprendieron a recoger los fonemas extranjeros. Su rendimiento, de hecho, era equivalente a los recién nacidos en Taipei que había estado escuchando a sus padres durante los primeros once meses.

Los bebés que fueron expuestos al mandarín por la televisión o a través del audio no aprenderon nada …

“El estudio proporciona evidencia de que el aprendizaje para el cerebro infantil no es un proceso pasivo. Requiere la interacción humana “.

Como padres es importante que tengamos esto en cuenta. Nuestros niños dominan el lenguaje SÓLO a través de intercambios entre personas. Es importante pararnos y hablar con nuestro hijo.

Solo a través de la conexión humana el bebé adquiere el idioma Clic para tuitear

¡El éxito futuro depende de ello!

Si quieres profundizar más en cómo aplicar el método Montessori con tu hijo te recomiendo darle un vistazo a mi curso online “Montessori 360” haciendo CLIC AQUÍ y ver lo que descubrirás en cada uno de los módulos del curso.

Quizás también te interese:

Elena Merina

Formada por la AMI (Association Montessori Internationale, fundada por la Dra Maria Montessori) como "Children's House Assistants". También soy madre de dos hijos a los que les transmito la filosofía montessori día a día fomentando su confianza, autonomía, autodisciplina y libertad. Creo que las capacidades de los niños en sus primeros años son un tesoro, y que nosotros tenemos la oportunidad de guiarles para que logren ser la mejor versión de sí mismos. Este es un mundo apasionante, descubrir y fomentar las capacidades de tu hijo no tiene precio, como no tiene precio su sonrisa.